Caminata El Retiro - Cerro La Guija - El Retiro

EL CAYADO DE JERUSALÉN

Durante la semana hubo cruce de correos, confirmaciones y deserciones de última hora. La cita era en los bajos de la Estación Exposiciones de nuestro Metro, para quienes arrancábamos de Medellín; y en un parque de pueblo, para quienes por razones de “pesos”, ya gozan de El – buen – Retiro. Pero como no hay almuerzo gratis, al suscrito le tocaba encargarse del más chuchumeco de los Todoterreno desde la Estación San Javier. Ya con don Juanfer apoderado del vagón, hablando de don Raulé y del palazo que le dejó en los comentarios de su columna sabatina, una niña de aproximadamente doce años quiso darle el puesto, el señor canosito se sorprendió y enmudeció, para evitarle la pena, tuve que decirle a la niña: “tranquila, siga sentada que yo lo sostengo”, así fue que lo lleve tomado del brazo hasta nuestro punto de encuentro, mientras él rezongaba.


Puntuales como siempre, estaban listos el Kurdo manivacío, Olaya de unípode y Zuluaga de morral cargado de granadillas dulces que serían más tarde refrigerio durante la jornada. Hasta aquí solo faltaba a la cita el poeta Josema que, por razones de agenda política de última hora, no nos acompañaría. Entre saludos efusivos y miradas conciliadoras nos trepamos al Sotraretiro NPI 345, que entre cabisueños de Olaya, perorata de Juanfer y temas erectos del Kurdo, nos llevó sin contratiempos a la cita con el Lobato anfitrión, en el parque de El Retiro.


El Lobato nos recibió con esa sonrisa picara suya, cargada con el sol de una mañana esplendorosa y sin más preámbulos que la corrida de tres canecas de basura hasta el sitio donde “deben estar”, la sacudida de los bustos, que no de los senos, de Javiera Londoño y Carlos Mauro Hoyos, que estaban “completamente abandonados” y la engrasada de los candados de la puerta de la Alcaldía que “se los comió el oxido”, por parte del cazapichurrias, nos dirigimos respetuosos a la iglesia para agradecer en silencio el encuentro con los amigos y la majestuosidad del paisaje del que seríamos testigos en las horas siguientes.


Bendecido el día y con el superior permiso, nos dispusimos a lo que mejor saben hacer los Todoterreno antes, durante y después de caminar: TODOTRAGAR. El Deleite fue el desayunadero elegido por el anfitrión y la elección no pudo ser mejor, arepitas calientes con queso, “calentao”, huevos con hogao y huevos con caprichos, acompañados de chocolate o mr. tea, pusieron a punto las energías para emprender el camino hacia el Alto de la Guija, en un circuito que nos traería de nuevo hasta el parque de El Retiro (para más información sobre esta bella localidad antioqueña, enlace directo con nuestra corresponsal de cabecera doña Wiki http://es.wikipedia.org/wiki/El_Retiro_(Antioquia) ). Debo registrar también que vi los ojos vueltos agua de mi amigo El Lobato, cuando nos contó durante el desayuno que había entregado a su Rigo al mejor postor, pero que como un clavo saca…., la sonrisa le volvió cuando habló de Silverio.


Cuando tomamos el camino hacia el Alto de la Guija, sucedió algo sorprendente: las miradas coquetonas del inicio de la jornada se convirtieron en un fuerte y fundido abrazo entre el Kurdo y Juanfer “cazapichurrias” Echeverri, declarando este último que de aquí en adelante el viajado y mamagallista Kurdo sería su “NUEVO MEJOR AMIGO”; que la última crónica le quedaba perdonada y que confiaría entonces en su cara de recto. (Léase: de hombre recto).

Pactada la armonía, Juanfer hizo demostración de todos los servicios que presta su nuevo cayado, importado por su nieto de Jerusalén, (aunque en la letrica menuda, decía made in Taiwan). Plegable en cuatro tiempos, para acoplarlo a cualquier terreno, con puntera de aluminio para fijarlo al piso en caso de problemas de rodilla, linterna de 200wts incorporada, para inspeccionar hormigueros en propiedades privadas, uña de gato retráctil para alcanzar aguacates en árboles de propiedades ídem, micrófono hd para chuzadas camineras, twitter enlazado con la alcaldía de Medellín para denuncias en línea e inyección letal para contertulios tipo transistor, de pipa o de pipeta. Maravilloso aparato, créanme, no sean envidiosos.


En el camino hubo fauna y flora de todo tipo: serpientes, soledades, flores sin nombre, pinos, caballos arriados desde motocicleta, sombrero, poncho y celular, mariposas tornasoladas y de las normales. La riqueza hídrica también se descubrió ante nuestros ojos y quedamos con la tarea de preguntarle a Elbacé, la pagina del estudio publicado recientemente por nuestro amigo Luismú, donde habla de esta región, pues suponemos que ya lo leyó.


El recorrido alcanza para hacer de todo un poco, de posar para la foto, de memorizar aquellos hermosos sonidos de la naturaleza que no registra el flash. De desnudar la política y ver cuerpos podridos en corrupción, de resumir columnas y calumnias, de pulir reinas de belleza, de repasar crónicas pasadas de caminatas vividas y de orar a la Milagrosa para agradecer otra vez pegados de la devoción del lobato, aprovechando que la Coneja ya había llamado y se había comido casi todas las rodajas de piña delicadamente empacadas por la consorte lobata. La Coneja habló con todos y cada uno hasta agotar la señal de tres operadores, y nos aseguró que iba sudando parejo con nosotros; pues claro… sentada a la sombra en tierra del tío Sam a 104 grados Faren, cualquiera.


Así, acumulando kilómetros y horas de camino le dimos comidita al ojo, con casas de campo suntuosas algunas, humildes la mayoría, pero bellas todas. Rostros que tuvieron voz para saludar pero que no tendrán imagen en la memoria, como la de aquel guía que nos ubicó el sendero en líneas y trazos en el aire y nos dejó esa deliciosa sensación de poder confiar en quien ni siquiera sabemos su nombre.


Con cuatro horas de camino en el lomo, arribamos nuevamente a la plaza de El Retiro, para embestir al Guarceño con el apetito acumulado. Allí nos encontramos la colección más grande que hay en “Locombia” de productos de la marca Coca Cola, pasando por escudos, botellas, líquidos de todos los colores, hasta radios viejos y vitrolas. Dosis de cebada cargadita para la sed con alguna mezcla postobónica y a lo que vinimos: sopita “recupera cuchos”, trucha con guarniciones varias y jugo de la casa.


Después de una hora de reposo, treinta minutos más de camino para llegar a la nueva casa de nuestro Todoterreno de La Milagrosa, una Messina con mucha clase, agradable, amplia, rodeada de aire puro. Ya en su casa, el calorcito de su hogar en compañía de doña Marta, nos abrigó con deliciosas empanadas, papas rellenitas y pasteles de pollo en miniatura, pero en cantidad, que alcanzaron hasta para empacarle al Kurdo como premio por sus chistes verdes, viejos y malos. Linda vista desde el segundo piso de un edificio, donde lo más valioso es la paz y tranquilidad de quienes han construido, sin prisa pero sin pausa, lo que hoy merecen. En todo caso “hamos gozao” tanto en la casa del Lobato que entre pola y pola nos dieron las cinco de la tarde y nos importó un pito que Brasil fuera perdiendo hasta el minuto 90 con Paraguay.


Tranquilos y agradecidos por la amabilidad de Los lobatos, nos parqueamos a esperar el bus. Los viejitos que se suben y pum para la banca de atrás a tumbar guarceñas, por todo el camino de tuteo con Lady y Andrea, que si tienen pasaje, que para dónde van, que si se regresan más tarde, que si quieren cono. Y entonces nuestro filósofo de andanzas, el Olaya, suelta la frase del día y con la que cierro esta maravillosa jornada de vida: “El hombre siempre muere antojado”.

Yo quedé antojado. Entonces, ¡hasta la próxima!

GRUA

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta cronica no es una bolquetada de chachara. Es una tremenda GRUA cargada de la mas amanadora y detallada caminata. Me la disfrute palabra a palabra, y paso a paso.
Grua, engalanaste al blog con tu visita, y el tremendo regalo que nos dejas.
Muy buenas tambien las fotografias, y le doy credito tambien a los modelos, ni mas faltaba.

Se les quiere.

Conejita TT.

Carlos Olaya (Gmail) dijo...

¡úpale Gruito!.... qué bien lo haces con la pluma. Tenés buen talante, como tu vecina de almohada. Felicitaciones. Con esta lectura, volví a revivir esa maravillosa caminada en compañía de amigos espectaculares.
Qué delicia. ¡Que se repita!

OLAYA

Jorge Iván dijo...

Que levantada nos pego este GRUA. Deliciosa crónica para una caminata llena de paisajes y camadarería.

Anónimo dijo...

Se necesitó el rugir y el retumbar de una Grúa para poder mover este blog. Excelente crónica, excelentes fotos, excelente video y excelente el remontarse uno a los caminos guiado por la descriptiva satiricona del cronista. Siguen vivos los caminos.
Jealbo

Anónimo dijo...

¡Te sobráste GRUA!CTT,no creo que en ésta caminata la sudaron,fué mas bien el reencuentro de las amistades sinceras.
RUMU

Elba Cecilia dijo...

Olayis, como quien dice que el que junto a la miel duerme, algo se le pega, jajaja!!

Grúa, felicitaciones mil por tan amena, sentida y concreta crónica. Me encantó, y no solamente porque T.A., sino porque te quedó muy muy buena.

Elba Cecilia dijo...

Olayis, como quien dice que el que junto a la miel duerme, algo se le pega, jajaja!!

Grúa, felicitaciones mil por tan amena, sentida y concreta crónica. Me encantó, y no solamente porque T.A., sino porque te quedó muy muy buena.

Sandra dijo...

Que cronica tan divertida y tan bien escrita, la verdad esque me encanta leer sobre sus aventuras...Felicitaciones!!!

Mile Diosa

JuanCé dijo...

Que bueno que volvieron las crónicas.
En esta ocasión ni nos enteramos por donde pasaron, porque nos entretuvo mucho la buena narración.

Anónimo dijo...

Ay, mis Todo Terreno, cuanto se les
extrana!!!

Los quiero mucho.

Conejita TT.

Anónimo dijo...

Mis caminantes, por aqui los sigo esperando, que vacaciones tan
laaaaaaaaaaaaargaaaaaaaaaaaaas, ah, pereza.
Los quiero mucho, regresen!!!

Lanuditos.

Conejita TT.

Anónimo dijo...

LOS CAMINANTES seguimos vivos y activos. Sin fotos, sin crónicas y dándole manija a los cayados y a los caminos y con toda la calidad y la algería que nos caracteriza. A falta de tortas, buenas son tostadas.Poquitos, pero caminadores y con "una coneja" en los morrales.
Jealbo

Anónimo dijo...

LOS CAMINANTES seguimos vivos y activos. Sin fotos, sin crónicas y dándole manija a los cayados y a los caminos y con toda la calidad y la algería que nos caracteriza. A falta de tortas, buenas son tostadas.Poquitos, pero caminadores y con "una coneja" en los morrales.
Jealbo

Anónimo dijo...

No, pues pa decirles que se les extrana y que se les lleva siempre en el corazon.

Aqui dandole de nueva cuenta una pasadita a las cronicas y disfrutando igualmente de las visticas.

Los quiero mucho y lanuditos a la ene.

Conejita Todo Terreno.

Anónimo dijo...

Gracias Goya por el comentario. Realmente por circunstancias de fuerza mayor, los Caminantes T.T. cambiamos de razón social y volvimos a los pasos dados por los fundadores (CAMINANTES SA..- Infortunadamente circunstancias conocidas nos frenaron en seco, pero ahí vamos nuevamente despegando poco a poco. Caminantes que se respeten, con dos cayados tienen, siempre y cuando se hagan sentir en el camino.
Jealbo